Alfred Thayer Mahan y el origen de la geoideología de Estados Unidos

Autor: Arturo Ponce Urquiza
 

$320.00

Esta obra tiene como finalidad la de ubicar aquellos períodos históricos que permiten descubrir no sólo la formación institucional de Estados Unidos, sino también su formación ideológica, política y religiosa. Aquí se estudia la vinculación histórica y conceptual que influyó en el pensamiento geopolítico e ideológico del capitán Mahan, a partir de una fuerte influencia familiar y de un gusto personal, que lo llevó a establecer un modelo geoideológico que le permitió a la dirigencia nacional estadounidense potenciar su proyecto como Estado.

Hay existencias

Descripción

Fuente a citar.- Ponce Urquiza, Arturo (2016). Alfred Thayer Mahan y el origen de la geoideología de Estados Unidos. México: Grupo Editorial Cenzontle.

 

 Introducción

 Uno de los principales retos que los Estados nacionales tienen, es conocer su pasado, entender su presente y atisbar su futuro; y para hacerlo, han ido construyendo a lo largo de la historia diversos modelos a fin de comprender su propia evolución a través de los siglos, con el único fin de preservar su conocimiento, dejándolo en herencia a las generaciones inmediatas. La formación de ideas, conceptos y teorías por medio de la sistematización metodológica, han definido un amplio panorama de lo que es el pensamiento humano, centrado mucho de ello en el marco de las Ciencias Políticas, con objeto de dilucidar el comportamiento de diversos actores en el ámbito global.

Las relaciones internacionales como una de las ciencias más jóvenes, debido a que apenas en la segunda mitad del siglo xx comenzó su estudio sistematizado en diversas universidades y facultades a nivel mundial, entre ellas, nuestra Universidad Nacional Autónoma de México. Tal difusión del conocimiento especializado ha permitido a diversos gobiernos nacionales una mejor comprensión de las realidades que entrelazan a los Estados entre sí, abriendo para ello una diversidad de posibilidades para la investigación, el análisis y el estudio referente a la complejidad constante en la que coexisten los distintos intereses de los Estados, naciones, organismos, organizaciones e instituciones, como parte de una necesidad básica de toda sociedad establecida por el hombre: vivir y trascender con las mejores condiciones para sí misma y su entorno inmediato. De ésta búsqueda básica del hombre por obtener los medios conducentes a fin de satisfacer lo esencial de la vida, ha ido creando una percepción en términos de ideas sobre la realidad que desea vivir o que en un tiempo determinado se pueda hacer palpable.

De ahí el surgimiento de un conjunto de diversos pensamientos y planteamientos de tipo ideológico, en los cuáles el hombre en su afán por identificar y aclarar un concepto único de destino, ha elaborado diversas posturas a lo largo de los ciclos históricos. De dichas apreciaciones de lo que debe de ser y cómo hacer del destino una realidad permanente y en continuo avance, surge la ideología, cuya esencia es norma: proyectar y definir un pensamiento unitario que para la nación se vuelva el principal fin por alcanzar. A lo largo del tiempo hemos observado la construcción de diversas modalidades ideológicas para distintas naciones, para atender su necesidad fundamental; ya no sólo es sobrevivir, sino vivir y ejercer influencia hasta dónde el poder les permita alcanzar sus planteamientos, con tal de asegurar su bienestar.

Desde la Grecia clásica hasta la época actual, la humanidad ha transitado por diversas expresiones políticas con este tipo de características principales que le han facilitado a las naciones la edificación del Estado moderno, tal como se conoce a principios del siglo xxi. Democracia, monarquía, parlamentarismo, imperialismo, marxismo dialéctico, fascismo, nacional-socialismo, libre mercado, globalización como mundialización, son respuestas teórico-prácticas a una conformidad que se debe de definir a corto, mediano y largo plazo, identificando en ello el pensamiento doctrinal de un Estado nacional en su aspiración por ejercer un dominio extraterritorial, como único fin frente a otras naciones que puedan ser dominadas o rivalizar con ellas.

Pocas han sido las naciones con total certidumbre en su pensamiento ideológico como lo han sido los Estados Unidos, quienes hicieron uso de la memoria histórica de aquellas naciones que han ejercido un liderazgo mundial o regional para usarlo a su mejor conveniencia, a su proyecto hegemónico. También existen ideologías cuya necesidad fundamental es la contención del poder extra-soberano, como lo había sido el planteamiento de México por décadas; no obstante, los procesos de globalización y mundialización han llevado a las dirigencias nacionales a modificar el planteamiento nacional, con la obligación de ser asimilados en la construcción de un modelo global, desechando su sentido nacional. Las ideologías cumplen con un principio fundamental, al identificar áreas de conflicto, zonas de riesgo y metas a concretizar, y ello lo logran con la aplicación de modelos geopolíticos, ya que este método de pensamiento, cuyo origen metodológico está centrado en los estudios militares, en la obtención de ventajas frente a enemigos factibles del Estado, muestra en una indisoluble asociación.

Por tales motivos resulta indispensable conocer de la mejor manera la cimentación del Estado estadounidense. Es decir, de dónde proviene históricamente la construcción de su modelo político, cómo identificó sus potencialidades frente a sus vecinos, y cómo construyó y se hizo de dos elementos característicos como lo son la geopolítica y su ideología. Elementos que no sólo han impactado a México, sino también a la política internacional hasta la fecha, a partir de su concreción nacional. De ahí la importancia que para analizar a la geopolítica tiene la ideología estadounidense; tomar en consideración aquellos elementos que faciliten comprender lo más profundo de sus raíces, los mayores elementos analíticos tanto para entender la definición política de su dirigencia como su actuación en el entorno internacional de acuerdo a sus características, motivaciones y necesidades de su nación, lo cual le facilita alcanzar de manera óptima las metas establecidas. Y de manera particular, destacar el valor de la obra geopolítica, doctrinal e ideológica del capitán Alfred Thayer Mahan, en un momento culminante en la historia de ese país, que logra ubicar su proyecto nacional frente al resto de las naciones de América.

La hipótesis central de este libro es la siguiente:

Los Estados Unidos, desde su proceso de formación como colonia británica, evolucionaron con todo un complejo pensamiento político heredado de la praxis europea; con dicho pensamiento no sólo alcanzaron su independencia del Imperio inglés, sino que también el mismo se convirtió en la principal línea de acción de las élites gobernantes. Élites que tuvieron presente entre sus postulados fundamentales planteamientos dogmáticos como el de la facultad otorgada por Dios para extender sus propias fronteras nacionales, la cual simplemente fue retomada por el almirante Mahan a fin de darle a su nación la posición preponderante en América, frente al poder Europeo. Para ello fue utilizado en dicho postulado teórico la conjunción tanto del diseño geopolítico como del pensamiento ideológico de finales del siglo xix, para asegurar el liderazgo del país frente al resto de las naciones, definiendo con ello un posicionamiento geoideológico, que si bien fue puesto en práctica por las primeras dirigencias de ésta nación, sería el propio Mahan quien lo sustentara para los postulados que tiene actualmente la política exterior de esa nación.

 

Dentro del campo de las Relaciones Internacionales, día a día los Estados Unidos de América se han convertido en un importante actor internacional, el cual define de manera sistemática con sus acciones la vida de otros Estados-nacionales, de regiones enteras, así como la perspectiva global en la cual conviven las sociedades. De ahí que la evolución histórica que ha tenido desde su formación con las Trece Colonias hasta nuestros días, se ha convertido en una necesidad permanente de conocer quiénes son y cuál es su proyecto de nación. Por ello es que esta obra tiene como finalidad ubicar períodos históricos que nos permitan descubrir no sólo su formación institucional, sino también su formación ideológica, política y religiosa, la cual se ha sustentado a lo largo de los siglos en lo que otras culturas han hecho y que en su momento, los formadores del Estado estadounidense retomaron para desarrollar su proyecto nacional, mismo que tuvo un importante grado de maduración durante el período que aquí se trata, es decir, el último tercio del siglo xix, cuando el capitán Alfred T. Mahan empezó a analizar y a definir la geopolítica de los Estados Unidos para convertirlo en la potencia que siempre desearon ser desde el momento mismo en que se firmó la Declaración de Independencia en la Ciudad de Filadelfia.

Para este efecto, el libro se ha dividido en cuatro capítulos, en dónde se realiza una revisión teórica-histórica, así como metodológica, para identificar el surgimiento del concepto de geoideología y su posterior aprovechamiento en la política de Estado de los Estados Unidos, desde la perspectiva de Alfred T. Mahan.

El primer capítulo tiene como interés el de identificar los elementos fundamentales bajo los cuales se han elaborado las diversas teorías geopolíticas, que para el caso del objeto de estudio, se nutre de los elementos que tienen similitud con los fines que se propone la ideología, lo cual nos permitiría ir señalando en los siguientes apartados, cómo se fundamenta el concepto de la geoideología como parte central de esta obra. De igual manera, se presentan los elementos que identifican, definen y orientan el concepto de ideología como una poderosa herramienta por parte de cualquier dirigencia para poder llevar a cabo una homologación tanto de intereses y necesidades, como de oportunidades, con el único fin de ejercer dominio sobre un espacio físico, haciendo uso para poder analizar tal característica de la teoría del realismo político, que metodológicamente está unida al propio estudio de la geopolítica.

En el segundo capítulo se hace una reflexión de las bases históricas con las que se fue formando a la geoideología a partir del pensamiento grecolatino, y las aportaciones analíticas de las obras de Platón, Tucídides, Herodoto y Estrabón, lo que permite definir cómo este pensamiento histórico y político ha tenido una profunda influencia en el modelo con el que fue construido Estados Unidos.

En el tercer capítulo se lleva a cabo un análisis del factor teológico a partir de los conceptos de uno de los más importantes pensadores del cristianismo como lo fue San Agustín, que al transformarse en una esencia ideológica facilitó el desenvolvimiento de la política internacional estadounidense en tiempo-espacio, a partir de su separación política, económica y social de la ex metrópoli: Inglaterra. Dicha concepción teológica se convierte y transforma en un elemento aglutinador de la política de Estado de los Estados Unidos, basada en los postulados de los peregrinos desde su arribo a las costas de América del Norte, identificados a partir de la concepción del Estado-teológico propuesto por Juan Calvino y que evolucionó en un periodo relativamente corto hacia una iniciativa democrática de libre mercado influenciada por las ideas de la Ilustración francesa, hasta consolidarse en un modelo de expansión fronterizo mesiánico, que tuvo en el Destino Manifiesto el mejor de sus postulados en materia de proyecto nacional para hacer de Estados Unidos una potencia equiparable a los grandes imperios europeos.

Por último en el cuarto capítulo, se estudia la vinculación histórica y conceptual que influyó en el pensamiento geopolítico e ideológico del capitán Mahan a partir de una fuerte influencia familiar y de un gusto personal, que lo llevó a establecer un modelo geoideológico que le permitió a la dirigencia nacional estadounidense potencializar su proyecto como Estado para garantizar su hegemonía continental como parte de un destino por cumplir y del cual Mahan fue un ferviente convencido de que su nación estaba señalada por Dios en este mundo.

Esta obra por lo tanto, tiene como objetivo central identificar cuál es la vinculación de la geoideología estadounidense con uno de sus principales teóricos, como lo es Alfred T. Mahan, tema en el cual México debe profundizar como parte importante del conocimiento del pensamiento político, geopolítico e ideológico estadounidense, en razón no solamente de los fuertes lazos históricos que unen a nuestras naciones, sino del desconocimiento mismo que existe en nuestro país de su modo de pensar y definir su proyecto nacional. De ahí la importancia de ir a las culturas grecolatinas y entender el pensamiento cristiano, para poder identificar el pensamiento estadounidense en un periodo histórico que definió las relaciones de poder entre las potencias de la época, donde sin duda el posicionamiento teórico-metodológico que elaboró Mahan ayudó en mucho a concretar el destino de la política exterior de los Estados Unidos frente al resto del mundo.

Información adicional

Autor(es)

Arturo Ponce Urquiza

Edición

2016

ISBN

978-607-9093-35-8

Número de Páginas

296

Índice

Introducción

 

Capítulo uno

Realismo, geopolítica e ideología

1.1. El realismo político

1.1.1. El interés nacional estadounidense

1.2. La conceptualización geopolítica

1.2.1. Los teóricos clásicos de la geopolítica

1.3. Ideología estadounidense

1.4. La geoideología

 

Capítulo dos

Las bases de la geoideología: Antecedentes para el modelo estadounidense

2.1. El pensamiento griego

2.1.1. Realismo griego

2.1.1.1. Platón

2.1.1.2. Tucídides

2.1.1.3. Atenas, la república imperial. Herodoto

2.2. La visión romana

2.2.1. De la república al imperio. Estrabón

 

Capítulo tres

El nacimiento de la geoideología estadounidense

3.1. El camino a Filadelfia

3.1.1. San Agustín

3.1.2. El protestantismo

3.2. Filadelfia: la república cristiana

3.2.1. Los peregrinos

3.2.2. La ideología puritana

 

Capítulo cuatro   

Mahan y la geoideología estadounidense

4.1. Los Mahan. Una familia peregrina

4.2. El modelo geoideológico de Mahan

4.3. La aplicación del modelo geoideológico: la república imperial

 

Conclusiones  

Referencias  

Bibliografía  

Hemerografía  

Mesografía

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Alfred Thayer Mahan y el origen de la geoideología de Estados Unidos”