Educación, convivencia escolar y cultura de la paz

Autor: Mercedes Margarita Méndez Flores
 

$240.00

El planteamiento de esta obra es que la educación y la cultura juegan un papel fundamental en la configuración de los seres humanos para ser violentos o pacíficos. El escepticismo, el pesimismo, la negligencia y la propia autodestrucción son elementos que se han estado injertando en la mentalidad de la sociedad. Ante ello se hace necesaria una nueva visión del mundo.

Hay existencias

Descripción

Fuente a citar.- Mercedes Margarita Méndez Flores. Compiladora (2016). Educación, convivencia escolar y cultura de la paz. México: Grupo Editorial Cenzontle.

Prólogo

Los espacios familiares, escolares y laborales son generadores de lo mejor del ser humano, su cultura, el cuidado de la vida, la ar­monía con el medio ambiente, los sentimientos de amor, respeto, tolerancia y paz. El presente texto comparte investigaciones rea­lizadas en distintos lugares donde la educación juega un papel importante y central para la formación de ciudadanía, basada en los derechos humanos, la perspectiva de género y el desarrollo sustentable.

Se parte de identificar la diversidad de situaciones y problemá­ticas que se viven en diferentes ambientes: la familia, la escuela y la empresa, donde el reto es cómo lograr una convivencia diversa pero inclusiva, crítica pero democrática, considerando las distin­tas voces, pero pacífica. El desafió no es nuevo pero sigue ahí. La demanda hacia los universitarios no sólo es realizar estudios para ganar puntos o elaborar publicaciones; la petición es analizar la realidad y hacer propuestas viables para incidir en la mejora del hábitat familiar, escolar, laboral y todos los espacios de conviven­cia humana.

Las condiciones estructurales de pobreza, desempleo, desigual­dad, exclusión, racismo y discriminación que se viven en México, son desde hace tiempo, caldo de cultivo para la generación de una deshumanización campante, generadora de condiciones de violencia social, familiar, escolar, laboral, de género, con un alto costo, pues no es fácil resarcir el tejido social.

 

La Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), en su misión plantea contribuir a la consolidación de la paz, la erradicación de la pobreza, el desa­rrollo sostenible y el diálogo intercultural mediante la educación, las ciencias, la cultura, la comunicación y la información, plantea­mientos todos que se reforzaron con los Objetivos del Milenio al 2015, y ahora se renuevan en la Agenda al 2030 y los objetivos para el Desarrollo Sostenible.

El planteamiento es que la educación y la cultura juegan un pa­pel fundamental en la configuración de los seres humanos para ser violentos o pacíficos. La historia de la humanidad es bastante contradictoria en estas afirmaciones, sobre todo en los países lla­mados desarrollados o altamente civilizados. Las guerras, los pro­cesos colonizadores, los genocidios, hasta llegar al holocausto, son muestra de la sofisticación instrumental y de la hipertrofia civiliza­toria. Desde la bioevolución se plantea que los seres humanos son agresivos por naturaleza, pero no violentos en tanto la violencia es resultado de la evolución cultural de la tecnoevolución, es decir de la construcción de herramientas, de instrumentos y procesos artificiales, que han servido para hacer el bien o el mal entre la humanidad.

La lucha de la humanidad parece ser la de un nihilismo exa­cerbado, entendido esto como una crisis de valores ante cualquier ilusión de un mejor porvenir; el escepticismo, el pesimismo, la negligencia y la propia autodestrucción son elementos que se han estado injertando en la mentalidad de la sociedad. Ante ello se hace necesaria una nueva visión del mundo. No es posible sólo resignarse; empecemos por ir desvelando las tramas que se pro­ducen alrededor de la violencia.

Información adicional

Autor(es)

Mercedes Margarita Méndez Flores

Edición

2016

ISBN

978-607-9093-38-9

Número de Páginas

188

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Educación, convivencia escolar y cultura de la paz”